¿Por que los PREMIOS OSCAR?

Los Premios “Oscar”

Nacieron cuando Louis B. Mayer tuvo que enfrentarse al peligro que supondría la actividad sindical de sus empleados. De acuerdo con otros jefes de estudio creó un sindicato que bajo la forma de institución premiase su trabajo. La Academia al principio tenía como tarea principal negociar y velar por los intereses de los empleados como un sindicato. Tras la Depresión de los años 30, al ver que la Academia defendía los intereses de los estudios cada gremio creó su propio sindicato y la Academia quedó relegada a simple organizadora de los premios. En sus inicios sólo votaban un grupo reducido y hasta 1940 los nominados no asistían a la gala.

 

Anuncios

EL CAMINO de las MENTIRAS un cuento. Con Tamara Martinez

ALGUNAS PAUTAS para acudir al teatro

ALGUNAS PAUTAS para acudir al teatro

Ayer en la tertulia Escena S.21 que todos los últimos lunes de mes se celebra en Larruzz, hubo varios debates acalorados y uno de ellos giro sobre la permisibilidad de ciertos teatros a consumir bebidas y palomitas durante la función.
Traemos aquí un resumen de algunas pautas para acudir al teatro. Se aceptan discrepancias


La sala está llena. La obra va a empezar. Pero, ¿sabemos qué hacer con nuestras palomitas, dulces, patatas fritas y teléfonos móviles? Por si se diera el caso (que ya sabemos que no es el suyo), sobre todo si se encuentra de viaje por países europeos de antigua tradición teatral, vamos a recordar unas cuantas normas básicas de comportamiento, cortesía de Benedict Nightingale, crítico teatral del Times de Londres.

 

  1. No basta con apagar su teléfono móvil en respuesta a la invitación que muy probablemente le haya hecho por megafonía una educada y sugerente voz. Asegúrese de que ya está apagado antes de entrar al teatro, aunque sólo sea por no ser humillado después en público por una Nuria Espert, un Rafael Amargo o cualquier otro personaje similar.

 

  1. Nunca susurre y mucho menos hable durante la ejecución. Si es usted un poco duro de oído, cómprese algún complemento auditivo, pero no distraiga a su compañero para obtener información acerca de la trama de la obra. Y por favor, no tararee nunca las canciones, incluso aunque sean las de Abba en Mamma Mia.

 

 

  1. No haga picnics. De hecho, no coma nada, ni siquiera las uñas, incluso si la obra es, por así decirlo, de mordérselas. Si tiene que comprar un helado en el descanso, asegúrese de que al comenzar la segunda parte ya lo ha terminado y se ha deshecho cuidadosamente del envoltorio. El ruido del papel rasgándose o arrugándose suena como un gato enloquecido arañando una puerta.

 

  1. Si teme que le pueda entrar un ataque de tos en plena representación, lleve preparado un amplio pañuelo para taparse la boca y pastillas para calmarla. Un aficionado al teatro bien considerado preferiría sin duda asfixiarse, antes que interrumpir a un buen actor.

 

 

  1. Pida siempre disculpas si tiene que obligar a alguien a levantarse para llegar a su asiento, pero si, además, es porque llega usted tarde (lo cual nunca debería ocurrir), no se enrolle con el vecino y limite sus disculpas a un rápido y apenado guiño.

 

  1. No aplauda nunca la entrada ni salida de escena de actores, incluso aunque estos sean famosos o lo hagan con un estilo de esos que “invita a aplausos”. Este tipo de cosas están pasadas de moda y solo le harán quedar como un “buscafamosos” compulsivo.

 

 

  1. No haga estrepitosas ovaciones de pie a menos que una actuación se acerque a lo que pudiéramos considerar como una experiencia única en la vida. En Estados Unidos esas ovaciones sin sentido se han convertido en habituales, hasta el punto de que si no se producen, indican desaprobación. Aquí no queremos que nada de eso ocurra.

 

  1. Si tiene un amigo que actúa o es escritor o director de una comedia que esté usted viendo, no exagere con las risas ni los aplausos. El resto del público, por lo general, notará la  artificialidad y lo más probable es que sus aspavientos contribuyan involuntariamente al fracaso de la obra

 

 

  1. Si asiste usted a una de esas casi siempre incómodas, falsamente brillantes ocasiones, llamadas “noche de estreno”, no pretenda ser un invitado importante, incluso aunque de verdad lo sea. Piense que los otros asistentes, sobre todo los actores, lo que quieren realmente es disfrutar del espectáculo. Y entiéndalo, el espectáculo no es usted.

 

  1. Para ir al teatro, no hay necesidad de vestirse especialmente para la ocasión y desde luego mucho menos ponerse la chaqueta de las cenas ni el vestido de noche, como se estilaba hace años. Pero eso sí, intente ir un poco mejor vestido que los críticos, que a menudo tienen el aspecto de haber salido de una lavadora a media tarea.

 

 

  1. Si en plena representación ve a un crítico echándose un sueñecito, por nada del mundo le despierte. Si duerme durante al menos media obra, el cargo de conciencia hará que su crítica sea, sin ningún lugar a dudas, más favorable que en condiciones normales.

 

  1. Si en el silencio natural de la sala le molestan los sonidos de un crítico tomando notas en un bloc, sea comprensivo, es su trabajo. Pero si ve que usa uno de esos horribles bolis con luz, susúrrele con mucho tacto alguna frase educada como por ejemplo: “Eh, tu, pedazo de cegato, apaga eso inmediatamente”.

 

 

  1. Si va al teatro acompañado de uno de esos niños de tipo locuaz, amordácelo sin contemplaciones. Si el niño es de los llamados inquietos, espósele y póngale grilletes. Y si resultara ser usted tan altruista e incauto como para llevar a toda una fiesta infantil a una matinée de Shakespeare, amenace previamente a los pequeños presuntos malhechores con entradas para una sesión de lectura intensiva del Ulises de Joyce o para un curso avanzado sobre ética de Apemantus.

 

  1. No trate de ser más alto de lo que es, lo que significa que en el teatro, nada de sombrerería ni crestas en el pelo. Y si la cosa es tan grave que no puede remediarlo, pida un asiento de pasillo o en algún lugar donde no interfiera la visión de los demás.

 

 

  1. Si entre los presentes descubre usted alguien con quien está enfadado, procure aplazar un encuentro violento con víctimas graves hasta que haya una pausa, preferentemente en el descanso. Pero tenga en cuenta que por lo general una fría mirada y un gesto despectivo, seguidos por una sonrisa de reproche, deberían ser suficientes.

 

Esther Camino y Tamara Martínez acuden a las grabaciones de TeleBilbao, TeleVitoria y TeleDonostia

Las chicas de Balma Berria Esther Camino y Tamara Martínez, acudirán a las estancias de LaVisita para grabar las diferentes colaboraciones que hacen dentro del programa que TeleBilbao, TeleVitoria y TeleDonostia emite todos los sábados a las 20h y domingos a las 15h.

En él, interpretan y cuentan diferentes fabulas y cuentos.

Puedes también verlos en el canal de YouTube que Balma Berria tiene abierto para ti.

BALMA BERRIA, teatro de cerca.

EL ECO de la VIDA por Esther Camino de BALMA BERRIA

CONSEJOS para HACER UN BUEN CASTING

 

Si te dedicas al mundo de la interpretación, sabrás a qué nos referimos. Ya sea para un papel en concreto o para una bolsa de trabajo de actores, los castings son un componente básico de la profesión. Para ayudarte cuando tengas que preparar un casting de actores, o incluso para llevar mejor las pequeñas pruebas de la vida cotidiana, te damos cinco claves que te ayudarán a conseguir el éxito.

 

Desdramatiza

Nos encanta ponerle dramatismo a la vida, por algo nos gusta el teatro… Pero la realidad es que someterte a tanta presión no va a ayudarte en absoluto en un casting. Ni esta es la única prueba que vas a hacer, ni tu vida depende de ella. No dejes que las expectativas te bloqueen. Al contrario, piensa que el teatro es un trabajo en equipo, y que el director quiere encontrar a un actor tanto como tú quieres que te dé ese personaje. Os necesitáis.

 

Apréndete el texto como el padrenuestro

Vale que a Marlon Brando le chivaban el texto por un pinganillo, pero ¿sabías que no a todos los directores les parecía tan atractiva la idea de trabajar con Brando? No te arriesgues a causar una mala impresión (recuerda que en un casting de actores no tienes demasiado tiempo para darte a conocer) y prepárate el papel lo mejor que puedas; si el director quiere que improvises, ya te lo pedirá él. Además, saberte el texto al dedillo te hará tener un extra de confianza en ti mismo.

 

A la hora de preparártelo, no tengas vergüenza en pedir ayuda, ¡el consejo de un coach o incluso de un amigo actor que te vea desde fuera puede venirte muy bien!

 

Disfruta

Cierra los ojos e imagínate a ti mismo en un lugar que te haga sentir bien: puede ser tu habitación, un paisaje paradisíaco, un bar, un tren… Atrapa esa sensación de bienestar, y llévatela contigo a la audición. Al fin y al cabo (aunque en ese momento no te acuerdes), estás ahí porque lo has elegido tú mismo. Sí, tú… Así que, ¿por qué no pasar un buen rato?

 

La vida sigue después de un casting de actores

Llama a tus padres, a tu novia/o, y a tu profesora de interpretación, cuéntales cómo te ha ido (una sola vez), y olvídate del casting. Repasar mentalmente tus entonaciones, aquella reacción del director o preguntarles a tus amigos si ellos te ven en el papel no conseguirá que te dé el personaje, y puede que te quedes sin amigos. La vida sigue. Retoma tus ensayos, tu entrenamiento, vuelve a ir al teatro y deja que la respuesta de ese casting te tome por sorpresa. Si te han dado el papel, lo inesperado le dará un toque aún más dulce, y si no, al menos no habrás sufrido innecesariamente mientras esperabas.

¡Eres el mejor!

Mírate al espejo y repítete esta frase: tanto si te han cogido como si no, ¡eres el mejor! Nadie puede ofrecer lo que tú ofreces, y eso te convierte en alguien único.  La energía positiva que te dará creer en ti mismo te ayudará no sólo en un casting de actores, sino en la vida. La confianza embellece y atrae, y al fin y al cabo de eso se trata, ¿no?

 

 

EN MERUELO . CANTABRIA también nuestros conocidos CURSOS de TEATRO

BALMA BERRIA teatro y cine en las ENKARTACIONES